VIAJES

Fiesta Nacional del Curanto

Una olla a presión bajo tierra

Una olla a presión bajo tierra

La cantidad mínima aconsejable es para 20 comensales

Mucha gente que visita San Carlos de Bariloche, en Río Negro, se pregunta, ¿qué es el curanto?
En esta nota, la historia de esta comida, los contactos para reservar un lugar en la 3° Fiesta Nacional, que se realiza en Colonia Suiza y, para los más audaces,  la receta.

  • achicar
  • agrandar
  • Imprimir
  • enviar

22/12/2014 | Camino

A fines del siglo XIX, los hermanos Goye, Camilo y Félix junto a María, viuda de Felley con sus hijos, procedentes del Cantón de Valais, en la Suiza Francesa, llegan a la zona del Nahuel Huapi para radicarse en Colonia Suiza, esto acontece luego de haber pasado diez años en tierra chilena.

Durante su estancia en Chile, los inmigrantes suizos adquieren la habilidad de preparar el “Curanto”. Este vocablo curanto proviene del araucano y significa “piedra caliente”, refiriéndose a esta particular forma de cocción. Las tribus que poblaban las islas de la Polinesia, al carácter de vasijas donde cocer sus alimentos excavaban un hoyo y ubicaban una pila de leña fina y sobre estas piedras. Como primer paso encendían la leña, la que al consumirse dejaban caer las piedras al fondo del hoyo, sobre las brasas.

Sobre estas piedras (piedras bochas, típicas de los lagos sureños) se pone un colchón de hojas de nalca o maqui, y sobre éstas todos los ingredientes. Se vuelve a tapar todo con hojas, sobre las que se colocan lienzos húmedos para que no se pierda el calor y luego se cubre con abundante tierra, convirtiéndose de esta manera en un verdadero horno a presión.

Esta costumbre después de atravesar el Pacífico llego a Chile, donde los habitantes de las islas del sur lo adoptaron, incorporándole además ingredientes y sabores propios. Al llegar a la Argentina sucedió lo mismo, los pioneros continuaron agregando ingredientes propios de nuestra región (carne de vaca, de cordero, de cerdo, pollos, chorizos, salchichas parrilleras, papas, batatas, manzanas, cebollas, zanahorias y zapallos ahuecados rellenos con queso, crema y arvejas).
Según el “curantero”, “lo básico son cinco tipos de carne y cinco tipos de verduras".

Cuando la cocción está lista comienzan a surgir de la tierra hilitos de humo, poco tiempo después se realiza el destape del curanto, y los alimentos quedan tiernamente cocidos por el calor de las piedras.

Los alimentos cocidos en curanto tienen un sabor único y extinguido, que vale la pena probar. Una gran experiencia, es ver cómo se prepara y cocina un curanto, poder observar las columnas de humo y vapor que salen de la tierra hasta el momento del destape del curanto.

Hoy después de varias generaciones esta forma de cocción es conservada en Colonia Suiza, por Víctor Goye, heredero de esta tradición.

Si pasean por San Carlos de Bariloche, pueden probar el Curanto de Víctor Goye, en Colonia Suiza, todos los miércoles y domingos del año.




  • Datos

La Fiesta Nacional del Curanto desde sus comienzos en el Curanto de Victor Goye, próximamente en su 3° celebración 2015 en el mes de Febrero.

Reservas Curanto Víctor Goye:
reservas@curantocoloniasuiza.com
Facebook: Curanto Colonia Suiza

  • La receta

La cantidad mínima aconsejable es para 20 comensales.

Se cava un rectángulo en la tierra de 1,20 de ancho por 15 cm. de profundidad. El largo guarda relación con la cantidad de participantes (unos 2 metros para 20 personas).

Se ubica en el hoyo gran cantidad de leña chica y sobre ella las piedras bocha.

Se enciende la leña. A los 45 minutos, cuando están consumidos los leños, se quitan las brasas. Sobre las piedras calientes se coloca una capa de hoja de nalca o maqui (hay abundancia en el Cerro Goye). Encima de las hojas se ponen todos los ingredientes del curanto: carne vacuna, de cerdo, cordero, pollo, matambres, chorizos, papas, batatas, choclos, zanahorias, zapallos rellenos con quesos y arvejas, etc. Luego se coloca otra capa de hojas de nalca o maqui y sobre ella un rollo de arpillera o lienzos húmedos y se tapa íntegramente con tierra. Quedando todo dentro de un horno natural.

Muy importante: no se puede demorar más de 7 minutos entre la colocación de las carnes y verduras hasta el cierre del curanto con tierra. Demorar más tiempo produciría el ahumado de los ingredientes.

Finalmente y en 1 hora 15 minutos exactos el curanto está listo para servir.
Se quita cuidadosamente la tierra, los lienzos (enrollándolos) y luego las hojas de nalca. Sobre la primera capa de hojas resplandecerán los manjares perfectamente cocinados y dorados.
  • achicar
  • agrandar
  • Imprimir
  • enviar
Comentarios

Por favor, ingrese el siguiente c�digo y luego haga click en bot�n de env�o. Gracias.

IMPORTANTE: Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellas pueden ser pasibles de las sanciones legales que correspondan. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algun comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar.

Comentarios (0)

Agenda +
Opinión +
Twitter